Con Cáncer y Estupenda

Belleza, Bienestar y Estilo de Vida en el Cáncer de mama


3 comentarios

EL LINFEDEMA, una secuela evitable.

Ayer tuve revisión. Anoto la cita en la agenda como otra cualquiera y me creo que voy tan campante…Ya han pasado 5 años. Pero al salir (siempre afortunadamente con buenas noticias), me da una emoción y un relax como cuando me baja la tensión, que digo yo que debe ser porque no voy tan campante!

A lo que voy…Pues eso, ayer, en la consulta, de charleta relajada (insisto, han pasado 5 años) comentando cómo me he ido haciendo a mis nuevas circunstancias post-cáncer, le contaba al médico que, lo que más presente tengo en el día a día es quizá, el miedo a desarrollar un linfedema. Él le quitaba importancia diciendo que los cuidados son fundamentales sobre todo inmediatamente después de la cirugía; y yo tuve la suerte de estar muy bien asesorada, tratada y además fui muy obediente (ahora estoy un poco relajada, la verdad)

Lo triste es que la prevención y el tratamiento precoz del linfedema inmediatamente después del vaciamiento ganglionar, no son habituales. y eso es una pena!

Lo que en 2011 para mí era un problema menor (qué más da el linfedema si yo ahora estoy a cáncer), ahora, 5 años después, y con toda una vida por delante, sería una secuela bastante incómoda. Que no se puede evitar, pues bueno, nos aguantamos y nos hacemos a él, que bastante suerte tenemos con ser supervivientes de cáncer…pero es que Sí se puede evitar!

Y como he (hemos) tenido la suerte de entrar en contacto con Paloma Domingo, fisio y promotora de la recién estrenada Asociación Española del linfedema, le he pedido el favor de que nos ilustre sobre el tema. Os dejo con ella:

“En varias ocasiones en el blog de María Zavala hemos leído información sobre el linfedema.  Pero volvemos sobre el tema ya que gran cantidad de los pacientes que llegan a nuestras consultas de fisioterapia, se quejan de que llevan mucho tiempo dando vueltas por dos cosas: la primera es saber qué les pasa (es decir, un diagnóstico), y la segunda saber cómo y quién trata eso que les está sucediendo. Y digo “los” porque aunque el cáncer de mama tiene mayor incidencia en la mujer, los hombres también lo padecen y su peregrinaje es aún mayor.

Desde la Asociación Española del Linfedema queremos insistir en la importancia de la prevención y el tratamiento precoz. Si has sido operada de un cáncer de mama, esta información te interesa. Y si además te han quitado ganglios linfáticos y te han tratado con radioterapia, esta información te interesa mucho más.

¿Qué es un linfedema?

Los vasos linfáticos del brazo llegan a la axila donde se encuentran los ganglios linfáticos.  Los ganglios son estaciones de filtro y entre otras sustancias, filtran células malignas. Por este motivo es necesario saber cómo están y en ocasiones es necesario extirparlos. Los vasos linfáticos que llegaban a los ganglios, ahora extirpados, encuentran interrumpido su camino y por lo tanto la función de transporte es alterada.  Como consecuencia, se produce un aumento de volumen por acúmulo de líquidos, proteínas y otras sustancias, en el espacio entre las células justo debajo de la piel que drenaban esos vasos.

¿Siempre que hay una cirugía de mama aparece un linfedema?

No todos los pacientes operados de cáncer de mama tendrán linfedema, pero si todos los pacientes con cirugía axilar podrían tenerlo. Es multifactorial y afortunadamente las cirugías y los tratamientos son cada vez menos agresivos, por lo que riesgo de padecerlo ha descendido en los últimos años.  Y si aparece, casi nunca lo hace de forma brusca. De ahí que conocer  los primeros signos sea fundamental para poder revertir el proceso.

¿Qué es lo que te puede estar pasando si notas….

  • Sensación de tirantez en la piel, aumento de volumen o hinchazón de una zona cercana a la cirugía (brazo, mama, axila, tórax).
  • Debilidad, molestias o pesadez en la zona afectada (brazo, mama…)
  • Que se marcan anillos, pulseras, reloj, o el sujetador.

Si tienes estos síntomas, estás empezando a desarrollar un LINFEDEMA.

¿Cómo se puede prevenir?

Con un programa adecuado de prevención que sólo desarrollan los fisioterapeutas especializados en patología linfática y fisioterapia oncológica. Consiste en hacer un buen tratamiento postoperatorio que engloba el trabajo de las cicatrices, la postura, los músculos y articulaciones, la respiración, ejercicio y el drenaje linfático manual.

¿Qué debo hacer si creo que tengo un linfedema?

Acudir a un fisioterapeuta especializado en fisioterapia oncológica y linfedemas. Además, puedes visitar a tu médico (cirujano, oncólogo, radioterapeuta, vascular).

En la actualidad existe un método de tratamiento (Método Godoy) que puede conseguir en el  90% de los casos revertir el linfedema (no curarlo) si se trata a tiempo. Por último, se están desarrollando cirugías para los casos que no se resuelven con los tratamientos no invasivos.

Esperamos que esta información os haya resultado interesante. En la página web de la asociación y en la RRSS podéis buscar más información.

Paloma Domingo

Vicepresidenta de AEL (Asociación Española del Linfedema)”

Gracias Paloma, muy conciso y muy práctico…Ya sabéis dónde acudir, sobretodo las recién ganglio vaciadas!

paloma-domingo

Anuncios


7 comentarios

Solución al linfedema con BY-PASS

No me acuerdo de dónde viene el dicho, pero de verdad, cuanta razón tiene eso de que “La ciencia avanza que es una barbaridad!” Creo que lo decía mi abuelo y que era de una zarzuela… en fin, el tamoxifeno!
Llevo casi 5 años (upps casi) sin las cadenas ganglionares I y II del brazo derecho; No sabéis el agobio que supuso para mi familia en su totalidad, incluida yo, cuando nos explicaron que la falta de los ganglios suponía tener al acecho el peligro de que por cualquier despiste se podía producir un LINFEDEMA. y sobre todo, eso de que cuando se produce NO TIENE CURA…A veces tiene su punto, porque ni mis hijos, ni mis hermanas, ni mis sobrinos, ni mis amigas,…me dejan coger peso… ni con la izquierda!
Yo ya le voy perdiendo el miedo, creo que nos pasa a todas (y eso que el peligro acechante es igualito que el primer día), o quizá puede ser que he cambiado mis rutinas y después de tanto tiempo ya no me supone ningún esfuerzo especial.
Bueno chicas, pues estamos de enhorabuena! Resulta que existe un tratamiento quirúrgico para el linfedema con muy buenos resultados!!!!
El miércoles pasado fui al encuentro que organiza todos los años Mujer Hoy para pacientes de cáncer, del que siempre encuentro un montón de cosas que contaros. Y entre las ponencias, hubo una súper interesante del Dr. Emilio García Tudor en la que nos explicó con pelos y señales y vídeos, y con idioma entendible, la intervención de mejora del linfedema por Bypass.
Me hizo gracia que empezó diciendo que el linfedema llevaba muchos años en tierra de nadie; Que en el mundo eran referencia en este tema el Dr. Koshima (japonés) y 3 europeos (entre los que él se encuentra), pero que hasta que no han publicado los americanos un estudio realizado en E.E.U.U. sobre la mejora del linfedema con esta técnica, parece que no se había enterado nadie. Bueno, pues ya se han hecho eco, estamos todos enterados y hay recursos dedicándose al tema!
La intervención es muy sencilla, a ver si sé contárosla…Empiezo por los Romanos (Como Guillermo)!

La linfa es el líquido que sale de los capilares y no vuelve al flujo sanguíneo. Es recogida por los linfáticos (tubos transparentes que bombean como lombrices) que la llevan a los ganglios; A través de estos llega hasta el cuello, donde retorna al sistema sanguíneo.
El linfedema es un cúmulo de líquido en el espacio intersticial; Se produce cuando los linfáticos no encuentran el ganglio en el que descargar, llegan a un colector obstruido y la linfa rebosa hasta la superficie para encontrar otros colectores que le dejen descargar. Aparte de la incomodidad, lo que convierte peligroso al linfedema, es que el líquido que lo produce es muy rico en proteínas y éstas, tienen la propiedad de expandir muy rápidamente las infecciones. De hecho, nos contó el Dr. García Tudor, que en el laboratorio para poder desarrollar bacterias rápidamente, se utilizan siempre líquidos con proteínas.
Estamos entonces en que nos quitan los ganglios, nos cuidamos, tomamos precauciones, cambiamos nuestra rutinas,…pero oh! qué mala suerte, se me produce el linfedema!!!!
Existen técnicas que mejoran los síntomas, presoterapia, drenaje linfático manual, compresión, Kinesoterapia, ….pero todas ellas sólo funcionan mientras dura el tratamiento, son más de mantenimiento o prevención activa.
Ya os cuento la opción novedosa…Se llama Anastomosis linfático Venulares.
Consiste en conectar a través de un By-pass el linfático obstruído con la vena, así la linfa puede retornar al sistema venoso en la misma extremidad dónde está el linfedema, sin tener que ser transportada hasta el cuello.
Se realiza una prueba previa a la intervención, una linfografía, que en media hora de exploración y gracias a un contraste, permite localizar las vías linfáticas que funcionan y las zonas de reflujo. Y mientras se ven en el monitor, se van marcando sobre la piel con un rotulador.
Una vez en la intervención, se localizan las vénulas (venas de menor calibre y baja presión que no sangran al cortarlas) y se inserta la cánula que las conecte a los linfáticos.Para terminar se inyecta un marcador azul para ver si efectivamente se está realizando el trasvase de la linfa del linfático obstruido, al sistema venoso.
La intervención no tiene ningún riesgo, no es dolorosa, y es de recuperación fácil; Se realizan cortecitos de 13mm de los que luego se formará una heridita.
El quid de la cuestión, es el minúsculo tamaño de todo…Los linfáticos son complicados de manipular porque solo miden 1/2 mm de ancho (y son transparentes para más INRI) y el hilo utilizado es, tan fino tan fino (12 ceros), que flota en el aire.
Los resultados llegan a un 61% de mejora en el primer año.
Una suerte lo que avanza la ciencia. Ahora, a ser precavidas para poder evitarlo, pero si no se puede, ya sabemos que hay más opciones…
Creo que también se está avanzando en tratamientos que eviten la extirpación de los ganglios, a ver si pronto se hacen realidad y el linfedema se convierte en HISTORIA!